-A +A
Inicio >> Novedades >> INNOVADORA TÉCNICA DE LA ELECTROPORACIÓN IRREVERSIBLE PARA EL TRATAMIENTO DE TUMORES HEPÁTICOS Y PANCREÁTICOS

INNOVADORA TÉCNICA DE LA ELECTROPORACIÓN IRREVERSIBLE PARA EL TRATAMIENTO DE TUMORES HEPÁTICOS Y PANCREÁTICOS

24-09-2013

Esta técnica, que representa un notable progreso en el tratamiento del cáncer, se ha utilizado ya en tres casos en HM Universitario Sanchinarro, lo que representa la mejor serie nacional, ya que hasta ahora se han hecho en España seis casos de electroporación en tumores hepáticos y pancreáticosCon la electroporación irreversible la energía no térmica crea innumerables y permanentes nanoporos en la membrana celular para impedir la homeostasis, iniciando la muerte de la célula por apoptosisEsta técnica se utiliza en el tratamiento de tumores digestivos (hepáticos o pancreáticos), renales, prostáticos y pulmonares, centrándose su principal indicación en los dos primeros citadosEste procedimiento, como otros muchos que se efectúan en los centros de HM Hospitales, refleja el carácter cooperativo y multidisciplinar existente entre las diferentes especialidades; en los casos tratados en HMS con electroporación irreversible han participado los servicios de Oncología, Radiología y Cirugía GeneralLas principales ventajas de esta técnica son la respuesta inmunitaria del propio paciente, que incluye la fagocitosis del contenido de las células muertas y “limpia” la zona post-ablación, resultando en una recuperación rápida y una regeneración de la zona tratada; y su capacidad para preservar estructuras vitales dentro de la zona ablacionada

Madrid, 24 de septiembre de 2013. HM Hospitales ha vuelto a dar un paso en el abordaje innovador de tumores hepáticos y pancreáticos con la incorporación a su cartera de servicios de la electroporación irreversible, una técnica que utiliza energía no térmica para lograr la ablación de tumores, permitiendo preservar estructuras vitales dentro de la zona ablacionada. Esta técnica, que representa un notable progreso en el tratamiento del cáncer y que está disponible en un número muy reducido de hospitales en todo el mundo, se ha utilizado ya para tratar a tres pacientes en HM Universitario Sanchinarro (HMS) desde el pasado mes de julio, situándose estos casos entre los diez primeros efectuados en España en este tipo de patología, según explican los doctores Emilio Vicente y Yolanda Quijano, responsables del Servicio de Cirugía General y Digestiva de HMS; y el doctor Avertano Muro, jefe del Servicio de Radiología del mismo hospital.
 
Con la electroporación irreversible la energía no térmica se utiliza para crear innumerables y permanentes nanoporos en la membrana celular con el fin impedir la homeostasis, iniciando así la muerte de la célula por apoptosis. El sistema consiste en un generador automatizado al que se le pueden conectar hasta seis electrodos monopolares, junto con un electrocardiógrafo que se conecta al ritmo cardíaco del paciente para sincronizar las descargas, evitando la posibilidad de arritmias.
 
“Los electrodos se colocan en la zona a tratar, con una distancia entre los mismos de entre 1,5 y 2cm, para crear el campo eléctrico necesario para el tratamiento”, señala el experto, añadiendo que la energía producida no quema y permite preservar los tejidos y estructuras no celulares. Tras su colocación, se aplican rápidas series de pulsos cortos (90 mS) con un alto voltaje de corriente continua (70 Amp), oscilando la potencia total entre cada par de electrodos entre los 1.500 y los 3.000 voltios, lo que provoca la muerte celular por apoptosis en la zona ablacionada.
 
Según indica el Dr. Muro, los electrodos se pueden colocar y controlar en tiempo real con TAC o bajo guía ecográfica, y la técnica permite “producir un área de ablación muy precisa a nivel celular, sin zona de transición”, ya que el software utilizado en este procedimiento calcula la zona de ablación programada, con la información introducida sobre el posicionamiento de las agujas y el tamaño y superficie del tumor.
 
Esta novedosa técnica se utiliza en el tratamiento de tumores digestivos (hepáticos o pancreáticos), renales, prostáticos y pulmonares, centrándose su principal indicación en los dos primeros tumores citados. En el caso de los pacientes tratados con la electroporación irreversible en HMS, las indicaciones fueron tumores metastásicos hepáticos de origen colorrectal en dos de los casos, y un tumor primario de páncreas en el tercero; ninguno fue considerado resecable quirúrgicamente.
 
“Los tres procedimientos se efectuaron sin incidencias destacables y los pacientes fueron dados de alta durante la primera semana del post-operatorio”, aseveran los responsables del Servicio de Cirugía General y Digestiva de HMS, haciendo un balance “muy satisfactorio” de estos tres primeros casos, que son “la mejor serie nacional, ya que hasta ahora se han hecho en España seis casos de electroporación en tumores hepáticos y pancreáticos, de los cuales la mitad los hemos hecho nosotros”.
 
Amplias opciones terapéuticas y tratamiento multidisciplinar

A su juicio, esto tiene una explicación clara: “Las especiales características de nuestro hospital y su especial definición para el tratamiento de procesos tumorales hace que el volumen de pacientes tratados por tumores digestivos sea muy elevado, para lo que se cuenta con una de las mayores carteras de servicios terapéuticas que en la actualidad se puede disponer en el mundo”, dicen. Y añaden: “La fortaleza de un hospital se refleja de muchas formas; una de ellas es, sin duda alguna, la ausencia de limitaciones terapéuticas, tanto desde un punto de vista técnico como tecnológico, de forma que el enfermo puede ser tratado de forma individualizada y dirigido hacia el tratamiento más adecuado; nuestro hospital cuenta con diferentes tipos de tratamiento para estos procesos: radiocirugía, radiofrecuencia, etanolización y quimioembolización, y este procedimiento completa la citada oferta terapéutica”.
 
Además, este procedimiento, como otros muchos que se efectúan en los centros de HM Hospitales, refleja el “carácter cooperativo” existente entre las diferentes especialidades. Y es que, al igual que el resto de pacientes del grupo, todos los enfermos afectos de tumores hepáticos y pancreáticos son tratados de forma multidisciplinar, y sus casos son discutidos en una sesión general donde más de 25 especialistas diferentes valoran y analizan las características del caso clínico y diseñan la línea terapéutica a efectuar.
 
Así, en la electroporación irreversible participan los servicios de Oncología, Radiología y Cirugía General. Desde un punto de vista práctico, el procedimiento lo efectúa el servicio de Radiología, en colaboración con el de Cirugía General, lo que viene siendo muy habitual, ya que otros procedimientos diagnósticos y terapéuticos intraoperatorios se efectúan con el mismo grado de colaboración y compromiso.
 
Ventajas de la técnica

En cuanto a las ventajas de la muerte celular por apoptosis creada con la electroporación irreversible, los doctores Vicente y Quijano destacan “la respuesta inmunitaria del propio paciente, que incluye la fagocitosis del contenido de las células muertas y “limpia” la zona post-ablación, resultando en una recuperación rápida y una regeneración de la zona tratada, dado que la apoptosis es simplemente parte del proceso natural del ciclo celular”.
 
Asimismo, hacen hincapié en la característica única de esta técnica que la hace diferente de otras técnicas de ablación: su capacidad para preservar estructuras vitales dentro de la zona ablacionada. “Esta sólo afecta a la membrana celular, y no a cualquier otra estructura en el tejido (nervios, vasos sanguíneos y todas las estructuras colágenas), que quedan sin dañar”, declaran. En este sentido, continúan, al utilizar un método de ablación no térmico, se pueden tratar lesiones en proximidad de estructuras vitales, tales como vasos sanguíneos mayores o ductos biliares. “El endotelio vascular se regenera a los dos días y el músculo liso a las dos semanas”, insisten, subrayando que el procedimiento se puede repetir así varias veces, ya que no hay necrosis en el tejido tratado, y “no compromete cualquier otro tipo de tratamiento, si se utiliza como primera opción”.
 
“Es un procedimiento especialmente ventajoso para pacientes que no tienen una alternativa quirúrgica eficaz, y el paciente suele presentar mínimo dolor post-tratamiento”, añaden.
En concreto, este tipo de tratamiento ablativo se puede efectuar en pacientes seleccionados con tumores primarios o secundarios hepáticos y pancreáticos, de hasta aproximadamente 3-4 cm de longitud, y al ser no térmica, se puede efectuar por vía abierta o percutánea (con ayuda de ecografía o TAC). Por el contrario, está contraindicada en la ablación de lesiones en el área torácica en presencia de implantes cardíacos, marcapasos o desfibriladores, la ablación de lesiones cerca de dispositivos electrónicos implantados o dispositivos implantados con partes metálicas, o en pacientes con historia de epilepsia, arritmias cardíacas o historia reciente de infarto de miocardio.
 
 

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
 

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30