-A +A
Inicio >> Hemorroidectomía sin dolor

El tratamiento de las hemorroides se establece segun sus propias caracteristicas. Existen cuatro diferentes tipos. Hemorroides de 1, 2, 3 y 4 grado. Su tratamiento es el siguiente.

Hemorroides de 1° grado: Tratamiento conservador con medidas dietéticas y farmacológicas. Sólo en los casos resistentes a la terapia médica se aconsejan la ligadura elástica o la escleroterapia.

Hemorroides de 2° grado: Ligadura elástica, Desarterializacion hemorroidal transanal guiada por Doppler (THD), hemorroidopexia con stapler y escleroterapia.

Hemorroides de 3° grado: Desarterializacion hemorroidal transanal guiada por Doppler (THD), hemorroidopexia con stapler, hemorroidectomía y ligadura elástica.

Hemorroides de 4° grado: Hemorroidectomía y hemorroidopexia con stapler.

TECNICAS

Ligadura elástica de las hemorroides

En pacientes con hemorroides de 2° y 3° grado se puede efectuar un tratamiento mediante la colocacion de ligaduras elásticas, técnica ambulatoria poco invasiva e indolora. Consiste en colocar una banda elástica alrededor de la base de las hemorroides utilizando un anoscopio. Al cabo de algunos días el tejido se desprende de forma esponatanea, mientras que el tejido que está en la base de las hemorroides se cicatriza. Se trata de un método indoloro, ya que la ligadura se produce por encima de la línea dentada, que no tiene terminaciones nerviosas sensitivas. Salvo complicaciones quirurgicas, el paciente no requiere hospitalizacion y su reincorporacion a su habitual actividad laboral es rapida.

Escleroterapia

La escleroterapia es una técnica que consiste en el cierre de un tramo venoso mediante la inyección en las varices de una solución esclerosante, que provoca una reacción inflamatoria local con posterior cicatrizacion. Este proceso comporta una disminución del flujo de sangre a las hemorroides y en consecuencia una reduccion de su volumen. Las inyecciones de sustancias esclerosantes pueden utilizarse como terapia alternativa o complementaria a la ligadura elástica, sobre todo en caso de hemorroides sangrantes.

Hemorroidectomía

En los casos más graves, es decir hemorroides de 3° o 4° grado, se puede recurrir a la operación quirúrgica tradicional, aunque en la actualidad es mas frecuente reemplazarla por otros métodos, siempre quirúrgicos, pero menos dolorosos. Existen dos tipos distintos de hemorroidectomía; abierta ( tecnica de Milligan Morgan) y la cerrada (tecnica de Ferguson). Ambas consisten en extirpar el tejido hemorroidal que sangra o que sufre el prolapso. Se trata de una técnica eficaz y con pocas recidivas. A efectos de evitar el dolor, el paciente requiere una importante analgesia durante los primeros dias del postoperatorio. Requiere hospitalizacion y la recuperacion del paciente a sus actividades habituales profesionales no suele ser corta.

Hemorroidopexia con suturadora mecánica

Se trata del primer método que supuso una alternativa a la extirpación de las hemorroides. Este método, conocido como tecnica de Longo o PPH consiste en la realizacion de una hemorroidopexia. Se corrige el prolapso de la mucosa eliminando una parte de canal rectal, recolocando las hemorroides en la posición originaria. Se utiliza una autograpadora mecánica que extirpa la mucosa que sobra y, al mismo tiempo, sutura la que queda. El dolor postoperatorio se reduce notablemente porque no existen heridas abiertas. Es una técnica indicada para las hemorroides de 2°, 3° y 4° grado.

Desarterializacion hemorroidal transanal guiada por Doppler.

El método THD es una técnica mínimamente invasiva para el tratamiento de las hemorroides. Se trata de un método quirúrgico que no efectua extirpación de tejido. La técnica consiste en localizar, mediante un anoscopio dotado de una guía doppler, las ramas terminales de la arteria hemorroidal superior, que son suturadas con puntos internos.

El tejido hemorroidal no es extirpado y la anatomía del canal anal no se altera. Esto permite la posibilidad de realizar otras operaciones en el canal anorrectal en el futuro y preservar el sistema esfinteriano encargado de la continencia La operación es bastante indolora ya que no se elimina tejido y la sutura se efectúa por encima de la línea dentada, en una zona sin terminaciones nerviosas sensitivas. Esta intervención se asocia con la pexia del prolapso muco-hemorroidal, es decir que, en el conjunto de la misma operación, se vuelve a colocar la mucosa que ha sufrido el prolapso en la posición originaria, aliviando uno de los síntomas típicos de los estados avanzados de la enfermedad.

Este método se propone para el tratamiento de las hemorroides de 2°, 3° y 4° grado en las que los pacientes refieren tener, edema, congestion, dolor y sangrado rectal. La operación se lleva a cabo en régimen ambulatorio. El paciente reanuda la actividad laboral rapidamente después de la operación.

En las primeras horas tras la intervencion, el paciente puede notar unas pequeñas molestias locales, síntomas que, sin embargo, van disminuyendo gradualmente y pueden controlarse con analgésicos comunes. A las 48 horas, el paciente puede reanudar su vida normal. No se suele asociar a graves complicaciones: puede producirse un ligero sangrado, que cesará en pocas horas, o bien una sensación de urgencia de defecar inmediatamente después de la operación, situación también ésta transitoria. No son necesarias terapias médicas especiales pero es aconsejable una dieta rica en líquidos y fibras para favorecer evacuaciones con heces blandas, eliminando el trauma del bolo fecal en el canal anal. El tratamiento de la patología hemorroidal con el método THD puede considerarse resolutorio en la mayoría de los casos: los riesgos de recidivas son, de hecho, excepcionales.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31