-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Trasplante Hepatico por Cirrosis Colestasicas

Trasplante Hepatico por Cirrosis Colestasicas

INTRODUCCION
Las dos principales enfermedades colestásicas crónicas del adulto con indicación de trasplante hepático son las cirrosis biliar primaria (CBP) y la colangitis esclerosante primaria (CEP). Ambas entidades constituyen aproximadamente el 10% de las indicaciones de trasplante hepático en adultos. A diferencia de lo que ocurre en las enfermedades hepáticas donde la diana lesional son los propios hepatocitos (hepatopatía viral, autoinmune o alcohólica), la historia natural de la CBP y la CEP ha sido bien definida gracias a la realización de estudios clínicos con un elevado número de pacientes seguidos durante largos períodos de tiempo. Estos estudios, han permitido desarrollar modelos matemáticos que estiman la probabilidad de supervivencia de un paciente afecto de CBP o de CEP en un momento determinado, lo que nos puede ayudar a la elección del momento más adecuado para indicar el trasplante hepático. Además de las indicaciones de trasplante hepático compartidas con otras hepatopatías crónicas, en la CBP y la CEP existen otras complicaciones más específicas derivadas de su carácter colestásico que pueden llevar a considerar la indicación de trasplante hepático aún en ausencia de una cirrosis hepática establecida. Tal sería el caso del prurito intratable, la osteodistrofia o la colangitis bacteriana recurrente. Estos síntomas, si bien no tienen porqué constituir un riesgo vital, pueden empeorar notablemente la calidad de vida de estos pacientes, siendo el trasplante la única alternativa.

CIRROSIS BILIAR PRIMARIA
Clínica y Diagnóstico de la CBP
La cirrosis biliar primaria, más correctamente denominada colangitis crónica destructiva no supurativa, se caracteriza por una inflamación granulomatosa portal con destrucción de los conductos biliares intrahepáticos septales e interlobulillares. El diagnóstico de CBP se basa en la combinación de hallazgos clínicos, bioquímicos, serológicos e histológicos. La existencia de una colestasis crónica, generalmente en mujeres de mediana edad, con elevación de las inmunoglobulinas tipo IgM, la presencia de anticuerpos antimitocondriales (AMA), especialmente los anti-M2, y una biopsia donde se observa daño de los conductos biliares con presencia de granulomas epitelioides configuran el diagnóstico de cirrosis biliar primaria.
En la gran mayoría de casos (60%), el diagnóstico se realiza estando el paciente asintomático al encontrar colestasis analítica y presencia de AMA. Tras una larga fase asintomática, los pacientes acabarán presentando síntomas que empeoran notablemente la calidad de vida, o complicaciones secundarias a la insuficiencia hepática y a la hipertensión portal. La aparición de estas complicaciones pueden plantear, al igual que ocurre en la cirrosis no colestásica, la necesidad de un trasplante hepático.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31