-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Trasplante Hepatico Combinado (Hepatorenal, Hepatopulmonar, Hepatopancreático, Hepatocardiaco)

Trasplante Hepatico Combinado (Hepatorenal, Hepatopulmonar, Hepatopancreático, Hepatocardiaco)

INTRODUCCION
La sistematización de los trasplantes hepáticos combinados es difícil. Como su nombre indica, se trata del implante, simultáneo o no, del hígado y otra(s) víscera(s). En líneas generales, este trasplante trata de resolver tres posibles situaciones clínicas:
a) La existencia de una enfermedad (generalmente metabólica o genética) que ocasiona conjuntamente una disfunción o fracaso del hígado y del otro órgano. Sírvanos de ejemplo la hiperoxaluria primaria tipo I.
b) La existencia de un trastorno en el hígado (sin fracaso de la función hepática) que genera una alteración en otro órgano, que sí acaba fracasando. El paradigma de este grupo es la hipercolesterolemia familiar homocigótica.
c) El desarrollo del fracaso de un órgano en el curso evolutivo de un trasplantado hepático o, viceversa, el fracaso hepático terminal en la evolución de un trasplante de otro órgano, sin relación etiológica de ambos trasplantes. Es el caso, por ejemplo, del fracaso renal secundario a la administración de ciclosporina en la evolución de un trasplante hepático.
La presencia de dos o más órganos, que pueden proceder o no del mismo donante, en un mismo receptor plantea problemas inmunológicos especiales, fundamentalmente el microquimerismo, el tráfico celular y la tolerancia. Además, la posibilidad del drenaje venoso común al sistema portal supone beneficios fisiólogicos y metabólicos, especialmente interesantes en el caso del trasplante combinado de intestino-hígado, que serán desarrollados en el capítulo 45.

MICROQUIMERISMO, TRAFICO CELULAR Y
TOLERANCIA
Los experimentos con trasplante hepático en modelos animales han demostrado que los injertos hepáticos son menos susceptibles al rechazo que otros órganos. El primero en realizar esta observación fue Garnier en el modelo porcino. El fenómeno fue estudiado intensamente por Calne, demostrando que mientras que los injertos de piel y renales eran rechazados sistemáticamente en ausencia de inmunosupresión farmacológica, los injertos hepáticos rara vez lo eran y sobrevivían durante un período relativamente prolongado. Este fenómeno fue denominado tolerancia. Un fenómeno parecido se observaba en determinadas líneas de ratas, de forma que el hígado era rechazado o aceptado indefinidamente en función de la combinación de estas líneas. Además, se demostró que la aceptación del injerto hepático inducía una tolerancia dono-específica, es decir, que una vez trasplantado el hígado, los sucesivos injertos (de piel, riñón y corazón) del mismo donante eran tolerados en ausencia de inmunosupresión. Este fenómeno por el que el hígado induce la tolerancia de otros tejidos o tolerogenicidad tiene especial aplicabilidad en el terreno del trasplante
hepático combinado.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31