-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Trasplante Hepático por Metástasis Hepáticas

Trasplante Hepático por Metástasis Hepáticas

INTRODUCCION
El hígado es uno de los órganos más frecuentemente afectados por lesiones metastásicas. Hoy en día, la resección hepática sigue considerándose el tratamiento de elección de las mismas, presentando la mayor posibilidad de curación. A pesar de la notable mejoría en los métodos diagnósticos de imagen, en el manejo de estos pacientes en unidades especializadas y en la técnica quirúrgica, que permite resecciones más agresivas, el porcentaje de pacientes con posibilidades de resecciones “curativas” sigue siendo bajo.
Desde un punto de vista oncológico, el trasplante hepático consigue un mejor tratamiento del tumor metastásico. Sin embargo, la inmunosupresión que conlleva hace que la recurrencia se produzca precozmente y de forma casi universal, asociándose a malos resultados a corto plazo para la mayoría de tumores, excepto en casos seleccionados.
En los años 80 se utilizó el trasplante hepático como un intento de tratamiento para aquellos pacientes con metástasis no susceptibles de resección o que provocaban insuficiencia hepática, siempre que se excluyera la extensión extrahepática y que el tumor primario se hubiera tratado, o se tratara durante el mismo trasplante, con finalidad “curativa”, nunca paliativa. Todo ello, independientemente del tipo histológico del tumor primario.
La mayor experiencia procede de la Universidad de Pittsburgh donde, entre 1981 y 1991, se realizaron 42 trasplantes hepáticos por metástasis hepáticas de diferentes orígenes. De ellos, 22 pacientes tenían metástasis de tumores neuroendocrinos, 12 eran de adenocarcinomas digestivos (duodeno, colon, páncreas, vesícula), 7 de tumores estromales malignos (fundamentalmente leiomiosarcomas de estómago e intestino delgado), 1 de melanoma ocular y en 7 pacientes no se pudo localizar el primario. La mortalidad en los 3 primeros meses, fundamentalmente por sepsis, fue muy alta (23,8%), siendo mayor en el cluster (38,5%) que se realizó en 13 casos. La supervivencia a 1, 3 y 5 años fue, respectivamente, 59,5%, 36,4% y 24,2%, pero cuando se comparó en relación a los diagnósticos histológicos, la supervivencia de los tumores endocrinos era mucho mayor (45%) que en los demás casos, sobreviviendo 5 pacientes al menos 3 años. Por el contrario, los adenocarcinomas metastásicos del aparato digestivo y de la mama fueron los de peor comportamiento. La mayor parte de los pacientes fallecieron durante el segundo año por sepsis y/o recurrencia, apareciendo las recurrencias fundamentalmente en el primer año.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31