-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Trasplante Hepático por Carcinoma Hepatocelular

Trasplante Hepático por Carcinoma Hepatocelular

INTRODUCCIÓN
La historia del trasplante hepático va ligada al carcinoma hepatocelular, ya que el primer caso de trasplante hepático en humano fue realizado en 1963 por el Prof.T.Starzl a un paciente afectado por un hepatocarcinoma. Posteriormente y debido al alto índice de recidiva tumoral que se comunicó en diferentes publicaciones en la década de los ochenta, esta indicación fue muy controvertida. La recidiva tumoral y la escasez de órganos condujeron a que muchos grupos consideraran que el hepatocarcinoma no era una indicación adecuada de trasplante hepático y que se debían reservar los órganos para indicaciones por enfermedades benignas con más posibilidades de supervivencia a largo plazo. Sin embargo los resultados que han ido apareciendo en los últimos años, especialmente en el hepatocarcinoma sobre hígado cirrótico en casos seleccionados6,8,26 sumado al alto índice de recidiva con la resección hepática parcial ha ocasionado que sea considerado actualmente como una indicación correcta en aquellos casos seleccionados que los diversos estudios publicados han demostrado unos mejores resultados en cuanto a supervivencia total y libre de enfermedad.

Epidemiología
El hepatocarcinoma es el tumor hepático más frecuente, ya que representa el 95% de las neoplasias malignas primarias del hígado. En determinadas áreas como en el Sudeste asiático y en el África subsahariana la incidencia puede ir desde 30 a 60 e incluso 100 casos por 100.000 habitantes, lo que contrasta con la incidencia de menos de 2 casos por 100.000 habitantes en las regiones de bajo riesgo como el Norte de Europa o de América.
En cuanto al sexo, en todas las áreas estudiadas la prevalencia masculina es clara con una relación superior a 3:1
Con respecto a la edad, en las áreas de alto riesgo la media suele ser de 40 años, mientras que en las áreas de bajo riesgo es mucho más alta.

Etiología
Los factores de riesgo asociados con el desarrollo del hepatocarcinoma incluyen el sexo masculino, el consumo de alcohol, la exposición al dióxido de torio (Thorotrast) y a la aflatoxina B1, la presencia de cirrosis y la infección por virus de la hepatitis B o C15,30,44 (ver Fig. 12.1).
Las enfermedades metabólicas hepáticas como la hemocromatosis, el déficit de alfa-1- antitripsina, porfiria cutánea tarda, tirosinemia, enfermedades del depósito de glucógeno y la enfermedad de Wilson pueden también incrementar el riesgo, aunque estas asociaciones son simplemente epidemiológicas y no se ha podido demostrar una relación directa causal.
La mayor parte de los hepatocarcinomas se desarrollan en pacientes con cirrosis hepática sea de la etiología que sea, y este factor es de gran importancia en el momento de plantearse la terapéutica más adecuada en estos pacientes. Sin embargo los hay que asientan en hígados no cirróticos y en éstos, a no ser que el tamaño lo impida, el tratamiento de elección es la resección hepática.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31