-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Trasplante Hepático por Carcinoma de Vía Biliar

Trasplante Hepático por Carcinoma de Vía Biliar

EPIDEMIOLOGÍA, ETIMOLOGÍA Y PATOGENIA
El carcinoma de vía biliar o colangiocarcinoma(CC) es un tumor menos frecuente que el carcinoma hepatocelular. Afecta en igual proporción a ambos sexos, siendo su prevalencia mayor entre los 50 y 70 años. Es relativamente poco frecuente en el Hemisferio occidental.
Su etiología como tal es desconocida. Se conoce su relación con enfermedades que cursan con inflamación de las vías biliares, sobre todo por infestación por parásitos(Clonorchis sinensis, Opistorchis viverrini, Opistorchis felineus), hepatolitiasis, colangitis esclerosante primaria(CEP) y colitis ulcerosa.
A escala mundial la infestación por parásitos supone la causa as importante de colangiocarcinoma, siendo esta causa muy frecuente e el sudeste asiático. Millones de personas están infestadas en zonas pantanosas, canales y deltas de ríos. La costumbre de comer pescado crudo o poco cocinado parece ser claramente responsable. El ciclo vital de estos parásitos precisa de condiciones higiénicas pobres, con eliminación de excretas al agua, caracoles como hospedadores intermediarios y penetración de cercarias vivas en la carne del pescado, donde se enquistan como metacercarias. Si estas son ingeridas por el hombre cuando son viables, se incuban en el duodeno, y los gusanos se asientan en el hígado, donde maduran y ponen huevos. Estos son excretados a la bilis. La infestación se da temprano, y aumenta en intensidad según el proceso de vida. Antes del desarrollo del tumor hay hiperplasia del epitelio biliar, proliferación adenomatosa de las glándulas y aumento de las células caliciformes secretoras de moco. La ulceración y metaplasia escamosa son raras. Sin embargo, la presencia de parásitos por si mismos no parece ser suficiente, precisando del efecto cocarcinogénico de nitrosaminas de la diera.
Se ha visto también asociación del colangiocarcinoma intrahepático con la hepatolitiasis(en un 2-10% de éstos pacientes). El desarrollo del tumor puede venir precedido de displasia del epitelio ductal.
El carcinoma de vía biliar puede también aparecer en la atresia biliar, y anomalías congénitas de las vías biliares intrahepáticas, con o sin colangitis o litiasis. Entre estas están la dilatación quística de los ductos biliares o enfermedad de Caroli, quistes solitarios o múltiples, incluyendo el quiste de colédoco del conducto hepático común, y microhamartomas biliares múltiples o complejos de von Meyenburg. Cambien se ha relacionado un aumento de riesgo de carcinoma de vesícula, vía biliar y páncreas en pacientes con anomalías de la unión ductal pancreato-biliar.
Como previamente se ha comentado, el carcinoma de las vías biliares intra y extrahepáticas y el de vesícula aparecen también en la colitis ulcerosa, habitualmente precedido de colangitis esclerosante y displasia epitelial. Cambien se ha relacionado con el estado de portador tifoideo y la utilización del contraste radiológico Thorotrast(dióxido de torio)

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31