-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Tecnica Quirurgica del Trasplante Hepatico

Tecnica Quirurgica del Trasplante Hepatico

La técnica quirúrgica del trasplante hepático (TH) suele representar en muchas ocasiones, un auténtico reto para el cirujano. La situación clínica del paciente, las alteraciones hematológicas secundarias a la enfermedad hepática terminal y las difíciles condiciones locales encontradas como manifestación de la hipertensión portal existente condicionan la dificultad del procedimiento. Procesos quirúrgicos previamente realizados, especialmente en el área hepato-biliar incrementan de una forma notable esta dificultad.
Tres diferentes etapas se aprecian con clara nitidez en la historia de la técnica quirúrgica del trasplante hepático. La primera de ellas, se inicia en 1963 con la realización del primer TH clínico (1) en la Universidad de Denver y concluye en 1980. En este periodo de tiempo, el procedimiento entraba dentro de los considerados de “investigación clínica”. A las limitaciones en los recursos tecnológicos existentes y lógica inexperiencia en la técnica quirúrgica se le asociaba las dificultades anestésicas, manifestadas fundamentalmente en la dificultad del mantenimiento hemodinámico del paciente en la fase anhepática y en el
manejo de las alteraciones hematológicas encontradas antes, durante y después de la realización del trasplante. Las consecuencias de todo ello eran evidentes; duración muy prolongada de la técnica, elevado consumo de hemoderivados y una importante mortalidad operatoria. Desde 1980, evidentes mejoras en la técnica quirúrgica de la explantación del órgano afecto y su posterior implante con especial énfasis en las anastomosis vasculares, el perfeccionamiento de aparatos de electrocoagulación, el uso rutinario del by-pass venovenoso para el mantenimiento hemodinámico del enfermo en la fase anhepática, una monitorización anestésica más agresiva en el trasplante y un control más estricto de la situación hematológica del enfermo para detectar las alteraciones existentes en las diferentes fases de la cirugía que permitiesen una adecuada terapia sustitutiva, fueron factores que contribuyeron, independientemente de otros aspectos inmunológicos y médicos, a la mejora de los resultados (2, 3, 4, 5). La década de los 90 constituye la definitiva consolidación del procedimiento, que ha permitido un notable desarrollo de las denominadas técnicas alternativas; reducción del injerto, bipartición del injerto y trasplante hepático de donante vivo. Durante estos años, el factor técnico más importante ha sido la realización de la hepatectomía del receptor con preservación de la vena cava receptora (6) abandonando progresivamente el uso del by-pass veno-venoso.
La técnica quirúrgica del TH tiene cuatro fases claramente definidas: 1) Hepatectomía del órgano afecto, 2) Fase anhepática, 3) Implante y 4) Hemostasia y reconstrucción biliar.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31