-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Otras Consideraciones sobre el Trasplante Hepático

Otras Consideraciones sobre el Trasplante Hepático

La sustitución del órgano hepático en el organismo humano es hoy en día una práctica sanitaria habitual en algunos hospitales, como única alternativa terapéutica para patologías hepáticas que no tienen otra terapia y llevarían al ser humano portador de las mismas, en un corto periodo de tiempo, a finalizar su existencia.
El proceso de trasplantación requiere en el momento actual, no solamente un equipo sanitario que realice la valoración clínica (técnica de extracción e injerto, terapía farmacológica antirrechazo...), sino también la participación de estamentos políticosociales para el correcto desarrollo del proceso (donación/ extracción en donante; indicación, selección e injerto en receptor;y seguimiento y control de evolución). Dichos elementos hacen establecer reglas o leyes reguladoras para un mejor desarrollo de los momentos diferentes en este proceso clínico. El hígado, órgano unilateral, ha seguido, igual que otros órganos y sistemas cuando se ha querido sustituir en los seres humanos la influencia de varios tipos de factores, unos técnicos y otros éticos. Las líneas que continúan, pretenden exponer la evolución histórica y reflexión sobre ambos tipos de factores.

EVOLUCION HISTORICA
El órgano hepático, unilateral e interno, ha precisado como otras técnicas quirúrgicas, y más cuando el objetivo era la sustitución por otro similar de otro ser humano, probar su validez en otras especies animales. En 1955, Claude Welch fue el primero que realizó un injerto heterotópico de higado en animal de experimentación. Posteriormente, F.D. Moore y T.E Starzl en 1959, independientemente, realizaron también en el perro el primer injerto ortotópico de hígado.
* Utilizamos el término de trasplantación,en vez de trasplante, por considerar este último un término más estático y no permite entender todo el desarrollo del proceso.
Después de varios años de trabajo experimental y un mejor conocimiento de los mecanismos inmunológicos, la aplicación en la clínica humana fue realizada por T.E.Starzl, en Denver en el año 1963, de forma ortotópica; y de forma heterotópica, en 1965 por K.B. Absalon. Pero hasta 1967 no se alcanzó, por el grupo de T.E.Starzl, la primera supervivencia superior al año. En los siguientes doce años la supervivencia tras injerto hepático prácticamente se mantuvo alrededor del 32 %. Con la introducción de la ciclosporina en el año 1979, la supervivencia se incrementó en los años siguientes hasta un 65 % anual. Como consecuencia de estos resultados, el injerto hepático pasó, en el año 1983, de ser considerado un proceder experimental a una terapía validada clínicamente en la Conferencia de Consenso sobre trasplantación hepática.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31