-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> La Anestesia en el Trasplante Hepático

La Anestesia en el Trasplante Hepático

VALORACION PREOPERATORIA
El primer contacto del anestesiólogo con el paciente candidato a la realización de un trasplante ortotópico de hígado (TOH) estará dirigido a detectar aquellos factores de riesgo anestésicos tales como: la dificultad en la realización de la intubación traqueal, por lo que se observará la apertura bucal, la exposición del paladar blando (prueba de Mallampati), el eje tiro-mentoniano y la movilidad cervical; la facilidad para el acceso venoso central y periférico y los antecedentes alérgicos a fármacos. También, se obtendrá información sobre previas anestesias.
Los pacientes pueden estar ubicados en el hospital, en la unidad de atención crítica o bien en su domicilio. Basándose en este parámetro la Organización Americana de Trasplantes ha establecido una clasificación (UNOS) que determina el pronóstico. Si el paciente está en su domicilio la valoración anestésica puede ser realizada en un régimen ambulatorio.
Previamente a la realización de exploraciones complementarias conviene conocer la capacidad del paciente para realizar esfuerzo físico, que se gradúa según la capacidad del paciente para efectuar la higiene personal, para realizar la deambulación (p.e: subir una escalera de dos pisos o similares). Se debe realizar la exploración sistemática por aparatos, haciendo hincapié en la auscultación cardiopulmonar, con el afán de detectar: soplos cardíacos, zonas de hipoventilación pulmonar y la presencia de sibilancias y crepitantes. Se completa la evaluación básica con una radiografía de tórax simple y el electrocardiograma de 12 derivaciones; la determinación plasmática de la hemoglobina, el tiempo de protrombina, el tiempo de tromboplastina parcial, el número de plaquetas y el tiempo de sangría, los valores de creatinina, sodio, potasio en plasma y en orina, un sedimento de orina y el funcionalismo hepático.

Evaluación de la Función Cardíaca
Puede haber afecciones cardíacas sobreañadidas, en especial valvulopatías, por lo que se debe efectuar un ecocardiograma transtorácico, el cual nos dará información acerca del estado de las valvulas, del tamaño de las cavidades, del grosor del tabique interventricular y de la pared libre ventricular, y de la presión pulmonar. Un ecocardiograma normal excluye de nuevas exploraciones. La presencia de patología cardíaca obligará a la práctica de un estudio angiográfico para valorar la magnitud de las lesiones y muy puntualmente su corrección previamente al trasplante.

Evaluación Respiratoria Básica
Independientemente de los antecedentes y de los hallazgos en la exploración física, se realizará una gasometría arterial en condiciones basales. En el caso de que los valores sean normales no se necesitan más exploraciones. Por el contrario, cuando la gasometría arterial es patológica se deben realizar pruebas funcionales respiratorias, que consistirán en la espirometría forzada, el cálculo de la capacidad funcional residual y la prueba de trasferencia del monóxido de carbono. Con ello podemos obtener un perfil de la patología pulmonar asociada y las expectativas de complicación respiratoria en el posoperatorio. No obstante la enfermedad terminal hepática es proclive a presentar dos cuadros clínicos que merecen una atención especial: el síndrome hepatopulmonar y la hipertensión pulmonar.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31