-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Infección Vírica en el Receptor de un Trasplante de Hígado

Infección Vírica en el Receptor de un Trasplante de Hígado

La infección es una causa importante de morbilidad y la primera causa de mortalidad en los pacientes sometidos a un trasplante de hígado. De entre las infecciones las producidas por virus se encuentran entre las más frecuentes. El interés de las infecciones víricas en el paciente trasplantado deriva, no sólo de su reconocida capacidad para producir lesiones viscerales graves, sino que además, pueden incrementar la inmunosupresión, contribuir a la pérdida del injerto por diferentes mecanismos e incluso favorecer el desarrollo de neoplasias.
En el presente capítulo se revisan la incidencia, y las principales características de las infecciones por virus en los receptores de un trasplante hepático, así como su diagnóstico, prevención y tratamiento.

INFECCIONES POR HERPESVIRUS
Los herpesvirus son una familia de virus ADN que se caracterizan por su ubicuidad (gran parte de la población se infecta por estos virus antes de alcanzar la edad adulta), asociación celular (la infección se trasmite de célula a célula por contacto directo por lo que el papel de la inmunidad celular es fundamental en el control de la infección), oncogenicidad, y su capacidad de establecer latencia o persistencia (una vez infectado, infectado para siempre). Esta última característica permite a los herpesvirus reactivarse y comenzar su ciclo replicativo en condiciones en los que existe una disminución de la vigilancia inmune. Estas propiedades explican la importancia de la infección por estos virus en el paciente trasplantado.

INFECCIÓN POR CITOMEGALOVIRUS
Epidemiología
Citomegalovirus (CMV) es el agente infeccioso más frecuentemente aislado en los individuos sometidos a un trasplante hepático. Más del 70% de la población adulta es seropositiva frente a este virus, y en general, la prevalencia es mayor cuanto menor es el nivel socioeconómico. En los últimos cinco años y, tal como se expondrá con detalle más adelante, la implantación de medidas eficaces de prevención de esta infección vírica ha reducido de manera importante la morbilidad del CMV en los pacientes sometidos a un trasplante. En todo caso, en ausencia de profilaxis entre un 20-30% de los receptores de un trasplante hepático desarrollan una infección sintomática (enfermedad), y en al menos otro 30-40% adicional se puede demostrar la presencia del virus en alguna muestra clínica de manera asintomática (Tabla 59.1).

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31