-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Evaluación Nutricional en el Paciente Candidato a Transplante Hepático

Evaluación Nutricional en el Paciente Candidato a Transplante Hepático

INTRODUCCION
Los pacientes candidatos a trasplante de órganos sólidos se encuentran en una situación funcional terminal del órgano que va a ser trasplantado. Por ser enfermos crónicos, lo más frecuente es que presenten algún grado de desnutrición. La pérdida de peso y la malnutrición se consideran factores de mal pronóstico en la evolución del paciente quirúrgico, incluyendo como tal el trasplante de órganos sólidos. Desafortunadamente un número significativo de pacientes son trasplantados en situación de malnutrición. DiCecco y cols, en una revisión de 74 enfermos sometidos a un primer trasplante hepático (TxH), observan que todos ellos presentan malnutrición previa al trasplante.
Existen pocos estudios que valoren si el estado de nutrición previo influye en la evolución del trasplante, y si su corrección mejora el pronóstico de los pacientes candidatos a TxH. Esto se debe a varias razones principales:
— pocos centros son capaces de reunir un número suficiente de pacientes para el estudio
— el tiempo que se cuenta para revertir el estado de malnutrición se desconoce, ya que el órgano puede llegar en cualquier momento
— no parece ético retrasar el TxH para mejorar el estado de nutrición en presencia de un donante compatible
— la morbimortalidad del paciente trasplantado ha mejorado en los últimos años, independientemente de la situación nutricional del paciente, por una mejora en la técnica quirúrgica y por el desarrollo de nuevos antibióticos y fármacos inmunosupresores.
Sin embargo, autores como Pikuly y cols demuestran que en su experiencia los pacientes trasplantados en situación de malnutrición moderada o grave requieren soporte ventilatorio más prolongado, mayor necesidad de traqueostomía, ingreso más prolongado tanto en Unidades de Cuidados Intensivos como en el hospital, mayor mortalidad y coste económico. El soporte nutricional antes y después del trasplante puede mejorar la evolución de estos enfermos al disminuir el número de complicaciones postrasplante ligados a la malnutrición. Por lo tanto, es obligatorio en todo enfermo candidato a un trasplante valorar su estado de nutrición y suministrar un tratamiento nutricional agresivo para intentar revertir la malnutrición. En el periodo postrasplante inmediato los escasos pacientes bien nutridos, que no presentan complicaciones, y que se espera que pueden reiniciar la alimentación oral en un plazo no superior a 5 días, no necesitan nutrición artificial. En el resto, es necesario aportar soporte nutricional artificial durante el postoperatorio inmediato, ya que al deficiente estado nutricional se asocia la situación hipermetabólica de acto quirúrgico. En todos los pacientes se debe alcanzar y mantener un estado nutricional aceptable en el período postrasplante tardío.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31