-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Evaluación Cardio-Respiratoria y Renal Pretransplante

Evaluación Cardio-Respiratoria y Renal Pretransplante

El trasplante hepático se ha convertido en el tratamiento de elección para muchos pacientes con enfermedad hepática terminal, fallo hepático fulminante o tumores primarios hepáticos. Los avances tecnológicos, aumento de experiencia, perfeccionamiento de la propia técnica y un manejo más adecuado de los fármacos inmunosupresores hacen que la supervivencia de los pacientes al año sea en muchos centros superior al 85% el primer año. Por otra parte, a pesar del esfuerzo notable que ha supuesto para los programas de trasplante incrementar el número de donantes, básicamente a expensas de una mayor flexibilidad a la hora de considerar a un paciente como posible donante en cuanto a edad y causa de muerte cerebral, la lista de espera aumenta año tras año. Es por ello necesario revisar meticulosamente las indicaciones y contraindicaciones para el trasplante hepático, además de optimizar los recursos existentes o buscar nuevas fuentes para obtener donantes como podrían ser el donante vivo o el hígado partido.
En el presente capítulo se van a tratar algunos aspectos relacionados con la evaluación preoperatoria del paciente, aspecto muy importante de la selección de los posibles candidatos a trasplante, ya que de su correcta valoración depende en gran medida la evolución clínica posterior al acto quirúrgico. Nos vamos a centrar en la función cardiaca, pulmonar y renal de los pacientes candidatos a trasplante hepático, con especial énfasis en las complicaciones asociadas a los estadios más avanzados de la hepatopatía crónica en fase terminal.

ENFERMEDADES PULMONARES ASOCIADAS A ENFERMEDAD HEPÁTICA
Los pulmones y el hígado son dos órganos íntimamente relacionados, de tal manera que patología pulmonar, como la hipertensión pulmonar primaria, puede desencadenar la aparición de un hígado de estasis y ascitis. Y por otro lado la aparición de hipertensión portal de cualquier etiología, puede condicionar la aparición de una circulación hiperdinámica con un desequilibrio entre vasoconstrictores y dilatadores, producidos o metabolizados en el hígado, provocando la aparición de patología pulmonar, como son el síndrome hepatopulmonar, la hipertensión portopulmonar, el hidrotórax o el enfisema asociado al déficit de alfa-1 antitripsina. La enfermedad pulmonar afecta a gran número de pacientes con hepatopatía crónica terminal y se manifiesta de muchas formas. Algunas, como el asma o la bronconeumopatía obstructiva crónica, pueden no tener relación con el grado de función hepática y sin embargo contraindicar el trasplante. En otras ocasiones aparecen alteraciones anatómicas o funcionales que sí tienen relación con la hepatopatía como sucede con la vasodilatación pulmonar, engrosamiento de la íntima de las venas pulmonares con o sin alteraciones en la íntima y la media de los vasos arteriales, shunt anatómico intrapulmonar, descenso de la capacidad de difusión del monóxido de carbono y trastornos de la ventilación-perfusión. La presencia de ascitis y derrame pleural contribuyen a la insuficiencia respiratoria restrictiva, aunque no constituyen una contraindicación para el trasplante ya que son reversibles con el mismo.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31