-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Encefalopatía Hepática en la Era del Transplante Hepático: Aspectos Clínico-Morfológicos y de Neuroimagen

Encefalopatía Hepática en la Era del Transplante Hepático: Aspectos Clínico-Morfológicos y de Neuroimagen

PERSPECTIVA HISTÓRICA
La aparición de trastornos psíquicos y manifestaciones neurológicas en ciertas ictericias fue descrita por Hipócrates varios siglos antes de Cristo “... la bilis se torna negra, se remueve el espíritu, se produce la melancolía y puede aparecer el delirio...”.
Estos hallazgos siempre han estado presentes en la mente de médicos y fisiólogos, sin embargo, no se mencionaron en la literatura científica hasta 1858-1861. Friederich Theodor Frerichs, en su libro en dos volúmenes “Tratado de Enfermedades del Hígado” describió los signos y síntomas neuropsiquiátricos que observó en pacientes con ictericia. Estos incluían excitación, depresión, delirio, convulsiones, estupor y un profundo coma “del que no se podía despertar al paciente”.
Rudolf Virchow en 1852 pensó que la ictericia se debía a una inflamación con obstrucción de la ampolla de Vater. Carl Von Liebermeister en 1864, opinó por el contrario que la ictericia se debía a una infección del parénquima hepático y dividió la cirrosis en dos grandes grupos: la portal y la biliar. Victor Hanot en 1875 diferenció la cirrosis biliar primaria de las otras formas de cirrosis y usó el término “cirrosis biliar”. Paul Erlich en 1884, trabajando con Frerichs, identificó grupos de hepatocitos obtenidos por medio de un trocar. Carl Langenbuch en 1882 fue el primer cirujano que practicó una colecistectomía. Von Recklinghauen en 1889 demostró que el pigmento de la hemocromatosis depositado en el hígado es hierro.
A finales del siglo XIX el alcohol fue implicado como agente patógeno en la etiología de la cirrosis y se inició el debate sobre la encefalopatía hepática con las descripciones de Whestphal en 1883, Babinski y Strumpell en 1898-99 y Homer en 1892
Anton en 1908; Flescher y Voelshe en 1909 describieron un cuadro anatomoclínico, “todavía desconocido, parecido a la esclerosis en placas, con temblor, trastornos psíquicos, pigmentación en ciertos tejidos, especialmente en la periferia de la córnea, asociados a la cirrosis hepática”. El substrato anatomopatológico de estos procesos fue identificándose de una forma progresiva. Durante las primeras décadas del siglo XX surgieron nuevas ideas en la anatomía y fisiología del hígado. C. Von Hosslin y Alois Alzheimer en 1911-12, describieron además un discreto grado de adelgazamiento de la corteza cerebral, un aumento del volumen de los ventrículos laterales, degeneración en los núcleos lenticular y dentado, así como la presencia de astrocitos desnudos hipertróficos con irregularidad en los contornos nucleares con cromatina dispersa adherida a la membrana nuclear.
La prueba de Van der Bergh para determinar la bilirrubina sérica fue descrita en 1913. Walter Spielmeyer en 1920 describió las alteraciones de los astrocitos en un caso de Enfermedad de Wilson logrando, por primera vez, la unidad del proceso entre la repercusión cerebral y los trastornos metabólicos hepáticos. La laparoscopia y la biopsia dirigida del hígado fueron propuestas por Heinz Kalk en 1923, iniciando la evaluación sistemática de los resultados histológicos en combinación con los datos clínicos.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31