Cuidados Postoperatorios

INTRODUCCION
El proceso que rodea el trasplante hepático es complejo, largo y requiere la actuación de un equipo multidisciplinar que detecte y resuelva los problemas que a lo largo del camino van surgiendo. La enfermería juega un papel muy importante junto al resto del equipo. De su actuación rápida y eficaz depende en gran medida la recuperación precoz del enfermo y la integración del mismo en su medio sociocultural. Por ello es importante aunar esfuerzos caminando hacia los mismos objetivos y eso sólo es posible si trabajamos siguiendo un plan de cuidados estandarizado, basado en las necesidades del enfermo, con objetivos a corto y largo plazo, evaluables en el tiempo.
Nosotros nos referiremos al postoperatorio inmediato, que empieza desde que se recibe la llamada en la que se informa de que un nuevo paciente está en quirófano y llegará a la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI) cuando finalice el acto quirúrgico.

FASES DEL PROCESO
PREPARACIÓN DEL BOX
La llamada que se recibe en la unidad nos alerta sobre la posibilidad de un nuevo trasplante. Comienza entonces nuestra primera labor, asegurarnos que todo estará dispuesto para atender al enfermo cuando llegue a la U.V.I.
El personal de enfermería prepara los recursos tanto humanos como materiales cerciorándose de la disponibilidad de material y aparataje, así como del buen funcionamiento del mismo. Es en esta parte del proceso donde adquiere vital importancia el trabajo de las auxiliares de enfermería. Son ellas las que se encargan de la limpieza exhaustiva del box, incluidas paredes y cristales, en colaboración con el servicio de limpieza del hospital.
Cuando ésta parte del proceso se ha completado son también ellas quienes se encargan de abastecer la estancia de todo el material fungible básico, consistente en gasas, compresas, apósitos, desinfectantes, etc. En definitiva, de material de curas. Así mismo dispondrán dentro del box de todo lo necesario para la higiene del paciente. Cuando todo está preparado se procede a disponer del aparataje imprescindible para la monitorización del paciente y la comprobación del buen funcionamiento del mismo.
El aparataje necesario será:
1. Monitor de constantes vitales para ECG, tres presiones y SatO2.
2. Monitor para el catéter de Swan-Ganz de gasto cardiaco continuo.
3. Aparato de ventilación mecánica.
4. Fuente de oxígeno tipo Ventimask.
5. Aspirador.
6. Transductores de presión para monitorizar la T.A, la P.V.C y las presiones pulmonares.
7. Bombas de perfusión continua.
Tras esta etapa todo está ya listo para recibir al paciente, comenzando así el proceso de atención de enfermería en el postoperatorio inmediato del trasplante hepático.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31