-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Cuidados Intensivos tras el Trasplante Hepático

Cuidados Intensivos tras el Trasplante Hepático

El trasplante hepático(TH) tiene hoy un papel establecido en el tratamiento tanto de la hepatopatía crónica como de la hepatopatía aguda grave. El TH paga hoy el precio de su prppio éxito. Con el aumento significativo del número de pacientes en lista de espera hay un consecuente agravamiento de las condiiones clínicas y los pacientes van a la cirugía, muchas veces, en condiciones críticas. Este agravamiento conlleva tanto una reducción de sobrevida del paciente como del injerto y ciertamente tiene implicaciones en el tratamiento inmediato tras la cirugía y en el tiempo transcurrido en la unidad de tratamiento intensivo(UTI).
El éxito del tratamiento tras el TH depende del conocimiento adecuado del cuadro clínico del paciente antes del procedimiento y de cómo se desarrolló la cirugía. El conocimiento del grado de disfunción hepatocelular en el preoperatorio, la causa de la hepatopatía, la calidad del injerto y los acontecimientos durante el acto quirúrgico: la duración de la cirugía, el tiempo de isquemia del injerto, las dificultades técnicas, la cantidad de hemoderivados recibida, las alteraciones hemodinámicas, los trastornos ventilatorios y la diuresis. Todas esas variables presentes en el registro del paciente y las informaciones facilitadas por el cirujano y por el anestesista son fundamentales para el inicio de los cuidados tras la cirugía.
Cabe resaltar que son pocos los trabajos publicados sobre el tratamiento de esta etapa específica del trasplante hepático. La mayor parte del conociminto en esta área proviene de la experiencia personal de cada servicio que ha sido, a través de los años, ampliada y comprobada por la práctica.

MONITORIZACION Y CUIDADOS INMEDIATOS
Los pacientes trasplantados llegan a la UTI muchas veces tras cerca de 10h a 12h de cirugía, aún anestesiados, ventilados mecánicamente y con múltiples catéteres y drenes. Normalmente están presentes en estos pacientes:
• Un catéter de Swan Ganz situado en la arteria pulmonar para la medida de la presión de enclavamiento ventricular, medida del débito cardíaco y de la saturación de sangre venosa mixta de modo continuo.
• Un cateter situado en una arteria periférica para monitorización continua de la presión arterial media y muestras de sangre para gasometría y exámenes de laboratorio.
• Muchas veces otro catéter en vena central para infusión de medicamentos y hemoderivados.
• Un tubo oro-traqueal para ventilación mecánica.
• Un catéter vesical para recogida y medida del débito urinario.
• Drenes abdominales; generalmente uno subhepático y uno subfrénico.
• Monitorización eletrocardiográfica continua.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31