-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Complicaciones Médicas tras el Trasplante Hepático

Complicaciones Médicas tras el Trasplante Hepático

El trasplante hepático supone el riesgo de un gran número de complicaciones médicas. El aumento de supervivencia a largo plazo de los pacientes trasplantados ha puesto de manifiesto una serie de complicaciones relacionadas con la enfermedad de base del paciente y con el tratamiento inmunosupresor, o propias de la edad. Estas complicaciones médicas pueden ser causa de mortalidad a largo plazo. Algunas de estas complicaciones han sido estudiadas en capítulos previos. Por lo tanto en este capítulo se hará referencia a los siguientes aspectos: factores de riesgo cardiovascular, insuficiencia renal a largo plazo, complicaciones iónicas, hiperuricemia y gota y requerimientos nutricionales en el paciente sometido a trasplante hepático.

Factores de Riesgo Cardiovascular
Las complicaciones metabólicas son frecuentes tras el trasplante de órganos. Entre ellas las más frecuentes son la hipertensión arterial, hipercolesterolemia, diabetes mellitus y obesidad, todos ellos factores de riesgo cardiovascular reconocidos. Al riesgo cardiovascular que suponen estos factores metabólicos, debe sumarse la edad, relativamente avanzada de algunos pacientes, en el momento del trasplante.
En el momento actual no existen estudios con un seguimiento suficientemente largo que permitan establecer la relación entre estos factores de riesgo y la aparición de arteriosclerosis y mortalidad por enfermedades cardiovasculares en receptores de trasplante hepático. Sin embargo, puesto que la asociación de estos factores con la arteriosclerosis es un hecho demostrado tanto en la población general como en los pacientes con trasplante renal y cardiaco, su aparición tras el trasplante hepático probablemente tenga el mismo significado. Estudios recientes han demostrado una incidencia de enfermedad cardiovascular en el 4.9% de los pacientes estudiados. La prevalencia de enfermedad cardiovascular a los 5 años tras el trasplante hepático es similar a la de la población no trasplantada4. Sin embargo, para conocer la verdadera repercusión a largo plazo, es necesaria la realización de estudios con un tiempo de seguimiento más prolongado.

Hipertensión Arterial
La aparición de hipertensión arterial tras el trasplante hepático es frecuente y de hecho, es el factor de riesgo cardiovascular más prevalente en estos pacientes. Su incidencia varía a lo largo de la evolución postrasplante. Al final del primer año, se estima que 60-85 % de los pacientes trasplantados tratados con CyA necesitan tratamiento farmacológico sin que este porcentaje se modifique notablemente a lo largo del seguimiento. De hecho, hasta el 75-85% de los pacientes trasplantados precisaban tratamiento farmacológico anti-hipertensivo transcurridos 2 años tras el trasplante hepático. En una serie que evaluó las complicaciones a largo plazo tras el trasplante hepático, la prevalencia de hipertensión arterial a los 5 años fue del 64,58%, significativamente más elevada que en la población no trasplantada.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31