-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Complicaciones Arteriales en el Paciente Trasplantado de Higado

Complicaciones Arteriales en el Paciente Trasplantado de Higado

COMPLICACIONES ARTERIALES
El objetivo fundamental de la reconstrucción arterial en el trasplante hepático (TH) es conseguir un flujo arterial óptimo que garantice la viabilidad del injerto. Las alteraciones de la perfusión arterial del injerto postrasplante hepático se deben básicamente a problemas técnicos y representan una causa mayor de morbimortalidad postoperatoria. Es por ello que las complicaciones arteriales, especialmente si aparecen precozmente, producen lesiones de tipo isquémico-necróticas que tras ser colonizadas con gran rapidez por gérmenes gram-negativos desembocan en la muerte del paciente salvo que se realice un diagnóstico precoz seguido de una revascularización inmediata o un retrasplante urgente.
Desde el punto de vista clínico se distinguen cuatro entidades: trombosis de la arteria hepática, estenosis de la arteria hepática, pseudoaneurisma y rotura de la arteria hepática y síndrome del ligamento arqueado.

TROMBOSIS DE LA ARTERIA HEPATICA
Es la complicación vascular más frecuente tras trasplante hepático y también la que ensombrece más el pronóstico del paciente trasplantado. En 1985 Tzakis et al informaron sobre el impacto de la desarterialización del injerto hepático. La supervivencia en tal circunstancia era del 50% disminuyendo la misma al 28% cuando no se realizó retrasplante.
Estudios más recientes cifran la incidencia de trombosis arterial en adultos entre 1 y 3% alcanzando entre 2,7 y 26% en pacientes pediátricos. En la Tabla 55.1 se recogen los porcentajes de trombosis arterial de diferentes series, en poblaciones de adultos y niños, así como la mortalidad relacionada.
Patogénesis de la Trombosis Arterial
Desde el punto de vista etiopatogénico se han barajado múltiples factores. Si bien la estenosis anastomótica y la disección de la íntima han sido considerados factores determinantes, no siempre es posible demostrarlo. En otros casos, sin embargo, cuando un injerto falla debido a trombosis arterial, el patólogo puede ser capaz de encontrar una serie de defectos subyacentes en la arteria, tales como colgajos murales intraluminales, desvitalización de parte de la pared, o disección intramural. Un análisis multifactorial en receptores pediátricos demostró que el riesgo de trombosis arterial aumentaba cuando la reconstrucción arterial terminoterminal se realizó con una arteria hepática de menos de 3 mm, con el número de veces que la anastomosis tuvo que ser revisada, con la utilización de injertos ilíacos o aórticos, con el uso de plasma fresco congelado y la no anticoagulación profiláctica con dextrano y heparina. La utilización de plasma fresco congelado en pacientes de alto riesgo (ABO incompatibles) puede ser según algunos autores un factor crítico para el desarrollo de trombosis arterial. Las alteraciones hemodinámicas severas, la hemoconcentración, una incorrecta preservación del injerto y una arteria hepática redundante son otros factores a tener en cuenta.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31