-A +A
Inicio >> Actividad Cientifica >> Aspectos Metabólicos y Nutricionales del Enfermo Sometido a Trasplante Hepático

Aspectos Metabólicos y Nutricionales del Enfermo Sometido a Trasplante Hepático

INTRODUCCIÓN
El hígado es el principal órgano donde se lleva a cabo el metabolismo intermediario de los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas permitiendo la regulación del estado nutricional. La relación entre funcionamiento hepático y nutrición es muy compleja. A diferencia de otros órganos vitales, el hígado obtiene la mayoría de los nutrientes a través de la vena porta. Esta posición única entre la circulación venosa portal y la circulación venosa sistémica le permite actuar como un procesador y reservorio de los macro y micronutrientes que le llegan vía portal.
La desnutrición calórico proteica es frecuente en la hepatopatía crónica antes del trasplante y se correlaciona positivamente con la gravedad del daño hepático. La incidencia de desnutrición en el momento antes del trasplante es del 79%. Aunque el trasplante mejora la alteración de la función hepática y muchas de sus manifestaciones clínicas asociadas, hay alteraciones del metabolismo energético y de la composición corporal que se mantienen después del trasplante.

METABOLISMO ENERGÉTICO POSTRASPLANTE
Metabólicamente hablando, los enfermos con hepatopatía crónica avanzada tienen alteraciones del gasto energético, altas tasas de catabolismo proteico, de lipolisis y oxidación lipídica, así como alteraciones en la captación muscular y utilización de la glucosa con resistencia a la insulina.
Una agresión grave, como puede ser el trasplante de un órgano, se asocia con una constelación de signos y síntomas conocidos como respuesta inflamatoria sistémica. Un componente importante de este síndrome es la respuesta metabólica a la agresión. Se trata de un periodo de hipermetabolismo que se prolonga durante al menos un mes después de la agresión, cuya etiología permanece oscura a pesar de lo mucho que se ha investigado en los últimos 50 años.
Los cambios metabólicos que forman parte de esta respuesta producen una movilización y utilización de sustratos como ácidos grasos, aminoácidos y glucosa. Estos sustratos permiten asegurar la función de órganos esenciales, aportando “materiales” para la reparación tisular y mantener el sistema inmunológico. Esta secuencia es iniciada y mediada por alteraciones hormonales y, directa o indirectamente, por señales elaboradas en el proceso inflamatorio (citocinas y otros). El ayuno, completo o parcial, la inmovilización, la isquemia regional, la acidosis, algunas intervenciones terapéuticas y otros factores sistémicos, mantienen y amplifican esta respuesta.
La respuesta metabólica proporciona un mecanismo para resolver nuestros propios problemas biológicos, movilizando energía desde depósitos grasos y proporcionando aminoácidos desde nuestra masa muscular. Los sustratos que contienen nitrógeno se usan para la síntesis proteica tisular y de proteínas reactantes de fase aguda. Proporcionan precursores para la neoglucogénesis y para la síntesis de antioxidantes.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31