Aspectos Generales

INTRODUCCIÓN
La Historia del trasplante hepático es el relato de la perseverancia, de la inquietud, de la inteligencia y del valor humano. Pero es sobre todo, el ejemplo y la generosidad de miles de seres, que entendiendo el sufrimiento de otros, a veces tan lejanos a ellos, han ofrecido parte de sus propias vidas al dejar aquí, entre nosotros, sus valiosos órganos.
El mundo de los historiadores, se debate en dos escuelas de pensamiento, tratando de explicar el ímpetu que subyace en el progreso de la Humanidad. Desde una perspectiva fundamentalmente renacentista, determinados individuos, dotados de excelencia, crearían las circunstancias idóneas para el progreso y quebrantarían así la inercia de la inmovilidad en que estaría sumida la especie humana. Por el contrario, la escuela determinista, establece que la conjunción de una serie de eventos espontáneos (sociales, culturales, raciales etc...), crea la idoneidad del momento para el progreso. En este contexto, el Hombre, conduciría la situación propiciatoria desencadenándose un fenómeno que culminaría con la ruptura de la inercia, permitiendo el progreso en el más amplio sentido.
La lectura meditada de la Historia del trasplante de órganos, revela la existencia de múltiples hechos que soportan ambas teorías. No podríamos hoy entender la existencia del trasplante cardíaco sin el desarrollo del “by- pass” cardiopulmonar. El trasplante renal llegó a ser una realidad tangible gracias al soporte vital de la diálisis. El vínculo entre la Investigación Básica y la Cirugía, ha sido crucial en el desarrollo del trasplante clínico de órganos, inicialmente llevado a cabo en modelos experimentales.
La inspiración y la visión de cirujanos y auténticos científicos como Hume, Medawar, Shumway, Calne, o Starzl, proporcionaron la combinación necesaria de energía, intelecto y habilidad quirúrgica, para el establecimiento del trasplante de órganos, como una modalidad terapéutica real en las postrimerías del siglo XX.
Es comúnmente admitido, que el hito histórico en el nacimiento del trasplante en humanos, lo marcó el realizado en 1954 por el Dr. Joseph Murray en el Hospital Peter Bent Brigham en Boston. En aquella ocasión, los gemelos Herrick (Richard y Ronald), fueron donante y receptor. Era el primer trasplante alogénico e isogénico en la Historia de la Humanidad, y aunque en este caso el rechazo no constituyó un problema, marcó las bases del futuro y de la aplicabilidad del alotrasplante. Ello fué seguido de una era de trasplantes renales con donantes cadáver o donantes vivos, en los que el mayor problema, el rechazo, trataba de solventarse mediante procedimientos inespecíficos de inmunosupresión global (drogas antiproliferativas, irradiación corporal total etc...). Posteriormente, el descubrimiento de otros fármacos de probada especificidad y eficacia, ha marcado el meteórico desarrollo del trasplante de órganos.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31