-A +A
Inicio >> Cáncer de vía biliar

El cáncer de la vesícula biliar es una enfermedad poco común dentro de los tumores del aparato digestivo.

Clínicamente el cáncer de la vesícula biliar se manifiesta por la presencia de ictericia, dolor abdominal, fiebre, náuseas y vómitos. En muchas ocasiones la sintomatología que presentan los pacientes afectos de este proceso tumoral puede confundirse con patología biliar benigna. El diagnóstico precoz no es frecuente establecerlo debido a la ausencia de síntomas perceptibles en los estadios iniciales de la enfermedad.

Las pruebas diagnósticas efectuadas en nuestro hospital para realizar el diagnóstico del cáncer de vesícula biliar tienen como orientación efectuar el diagnostico del proceso tumoral (ecografía y Tomografía Axial Computarizada helicoidal), conocer la extensión local del mismo (Tomografía Axial Computarizada helicoidal, ecolaparoscopia, ecoendoscopia, Colangiopancreatografia retrograda endoscópica o Colangiografia percutánea transhepática) y su posible diseminación (PET-TAC y Tomografía Axial Computarizada toraco-abdominal). Todas estas pruebas permiten establecer un estadiaje del proceso tumoral del cáncer de vía biliar lo cual condiciona el tratamiento de la enfermedad. En los estadios I, II y III la cirugía radical; colecistectomía asociada a la resección hepática, amplia linfadenectomia y en ocasiones resección de vía biliar ofrece de una forma evidente mejores resultados en términos de supervivencia.

El objetivo del tratamiento quirúrgico del cáncer de vía biliar es efectuar la resección completa tumoral con obtención de márgenes libres. Incluso obteniendo este objetivo en pacientes con estadios II y III es aconsejable la administración de tratamiento quimioterapico post-operatorio del cáncer de vesícula biliar.

Los cáncer de vía biliar se clasifican en función de su localización anatómica: vía biliar distal, vía biliar media y vía biliar proximal en la zona correspondiente a la bifurcación del conducto biliar derecho e izquierdo (Tumor de Klatskin).

Las exploraciones diagnósticas del cáncer de vesícula biliar son similares a las descritas en los pacientes afectos de carcinoma de vesícula biliar. Es necesario obtener a través de ellas la extensión del proceso de cáncer de vía biliar así como la posible afectación vascular asociada. En pacientes sin diseminación tumoral el tratamiento quirúrgico representa la opción terapéutica de elección. En nuestro centro, este tratamiento se efectúa tras efectuar un tratamiento quimio-radioterápico neoadyuvante. La técnica quirúrgica del cáncer de vesícula biliar dependerá de la localización tumoral. En las lesiones situadas en la vía biliar distal la duodenopancreatectomía cefálica es la técnica quirúrgica obligada. En las lesiones situadas en la porción medial de la vía biliar, la resección de la misma con márgenes oncológicos amplios representa la mejor opción terapeutica. En las lesiones situadas en la porción más proximal la resección de la vía biliar tumoral junto a una amplia resección hepática (hepatectomia derecha, izquierda o central) es la técnica de elección. En casos muy seleccionados de cáncer de vía biliar sin diseminación tumoral donde la resección quirúrgica no sea posible por la afectación local, el trasplante hepático puede estar indicado.

Eventos

L M M J V S D
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30