-A +A
Inicio >> Cancer de esofago. Autotrasplante intestinal

La incidencia de cáncer del esófago ha aumentado durante las últimas décadas en nuestro medio, coincidiendo con un cambio en el tipo histológico y la ubicación del tumor primario.

Hoy en día, en Europa Occidental, el adenocarcinoma del esófago se presenta con mayor frecuencia que el carcinoma de células escamosas. La mayoría de los tumores se presentan en el esófago distal. Se desconocen las causas de este aumento en la incidencia del adenocarcinoma del esófago y de los cambios demográficos observados.

Una de las mayores dificultades en la asignación y comparación de las modalidades de tratamiento de los pacientes con cáncer del esófago es la dificultad de establecer una clasificación preoperatoria precisa.

Entre las pruebas de mayor rentabilidad que realizamos sistemáticamente para conocer la situación local y posible diseminación de la enfermedad están la tomografía axial computarizada de tórax y abdomen (TAC) y la ecografía endoscópica (EE). Esta última es más precisa para el cáncer del esófago en nuestra experiencia en la información obtenida sobre la afectación de la pared esofágica y en la afectación clasificación loco-regional. La aspiración por aguja fina guiada por EE, para la estadificación de ganglios linfáticos, es asimismo eficaz así como la toracoscopía y la laparoscopia en la clasificación del cáncer del esófago. La tomografía con emisión de positrones (PET-TAC), que utiliza análogos de la glucosa radiomarcada 18-F-fluoro-deoxy-D-glucose para la clasificación preoperatoria del cáncer del esófago, resulta útil en la detección de la enfermedad en estadios diseminados.

En presencia de obstrucción esofágica completa, sin prueba clínica de metástasis sistémica, se considera que la escisión quirúrgica del esófago tumoral con movilización del estómago para reemplazar el mismo es el método más tradicional en el alivio de la disfagia. La edad por sí sola no debe determinar la terapia para los pacientes con enfermedad potencialmente resecable.

Dos opciones técnicas existen para realizar esta resección esofágica en los casos de cáncer del esófago:

  • Esofaguectomía total por via trashiatal (sin apertura del tórax) con anastomosis del estómago al esófago cervical especialmente indicada en lesiones localizadas en el tercio proximal o distal del esófago.
  • Movilización abdominal del estómago y escisión transtorácica del esófago con anastomosis del estómago al esófago torácico superior o al esófago cervical.

En los pacientes con obstrucción parcial esofágica, la disfagia puede aliviarse, en algunas ocasiones, con la colocación de una prótesis metálica expansible o con radioterapia si el paciente tiene enfermedad diseminada o no es candidato para la cirugía. Para aliviar la disfagia existen otros procedimientos como la terapia local con láser y la electrocoagulación para destruir el tumor intraluminal.

Con el fin de disminuir las dimensiones del cáncer del esófago y mejorar los resultados, se efectúa pre-operatoriamente en nuestra institución un tratamiento simultáneo quimio-radioterápico independientemente del tipo histológico diagnosticado para los enfermos en estadios IIB, III y IVA.

La técnica quirúrgica del cáncer del esófago considerada como ***Standard*** para la reconstrucción del esófago cervical incluye diferentes tipos de procedimientos como la interposición de tubos cutáneos o miocutáneos pediculados o la movilización de estómago o colon con sus correspondientes pedículos vasculares. Resultados funcionales y estéticos poco adecuados y la posibilidad de poder evitar una cirugía más agresiva no siempre necesaria, ha hecho que fuesen quedando progresivamente relegados ante la consolidación de una nueva y atractiva alternativa técnica: la interposición de un segmento de intestino delgado revascularizado con técnicas microquirúrgicas a estructuras vasculares cervicales es decir la realización de un autotrasplante intestinal.

En nuestro Servicio se realiza desde hace más de 10 años esta técnica reconstructiva en las siguientes indicaciones:

  • Tratamiento de cáncer del esófago cervical y de faringe.
  • Reconstrucción estenosis benignas de faringe o esófago cervical en pacientes en los que la laringe está conservada.
  • Recuperación de plastias gástricas o cólicas efectuadas previamente y situadas preferentemente por vía retroesternal con componente estenótico proximal de origen isquémico.

La complejidad técnica de este procedimiento se basa en la preservación del injerto y la reconstrucción vascular. La preservación se realiza con procedimientos similares a los que hemos efectuado en el trasplante intestinal de donante cadáver (solución de preservación a 4º C). La aplicación en este campo de nuestra experiencia clínica y experimental acumulada durante un período de tiempo superior a los 18 años en el campo de los trasplantes de órganos digestivos, nos ha permitido asegurar la viabilidad del injerto intestinal durante períodos de tiempo de preservación superiores en ocasiones a las 4 horas.
Por otra parte, la aplicación de una sofisticada e imprescindible técnica microquirúrgica en la reconstrucción vascular de vasos de un mínimo calibre a nivel cervical nos ha permitido asegurar la viabilidad de este tipo de injerto.

Los resultados funcionales obtenidos son altamente satisfactorios para pacientes de cáncer del esófago, recuperando el enfermo una completa y total normalidad en la ingesta oral a través de un correcto mecanismo deglutorio.

Eventos

L M M J V S D
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31